martes, 15 de enero de 2008

Los 25 negros más leídos


Tengo que confesar una pequeña manía: cuando veo a alguien leyendo un libro me entra la necesidad imperiosa de conocer el título. Muchas veces me pregunto qué encierra este hábito ¿simple curiosidad o pueril competencia? Lo desconozco, mis cavilaciones se limitan a investigar la lectura. Por supuesto, esta manía conduce a esforzarme según lo requiera la situación. Por ejemplo, emular una bailarina de puntillas si mi lector/a se encuentra de pie y supera mi poco destacable altura, realizar giros de cuello imposibles, disimulando como quién no quiere la cosa que estás “robando” parte del texto al que tienes sentado/a cerca de ti, o correr el riesgo de que confundan tu mirada insistente…

En este caso la Biblioteca la Bòbila de l’Hospitalet ofrece sin riesgo para mis cervicales la oportunidad de conocer las veinticinco novelas negras más prestadas del pasado año. Por supuesto, nos referimos a novelas negras.

Como me consta que esta manía no me persigue sólo a mí, a continuación ofrecemos la lista.


Ley garrote de Joaquín Guerrero Casasola

La Neblina del ayer de Leonardo Padura

Muerte de una heroína roja de Qiu Xiaolong

Hollywood station de Joseph Wambaugh

El Hada Carabina de Daniel Pennac

El Retorno del profesor de baile de Henning Mankell

El Perro de terracota de Andrea Camilleri

La Verdad del Caimán de Massimo Carlotto

Veneno de cristal de Donna Leon

Luz perdida de Michael Connelly

Antes de que hiele de Henning Mankell
La Pirámide de Henning Mankell

Piel de policía de Andreu Martín y Carles Quílez
La Canción de los misioneros de John le Carré

El Señor del caos de Jonathan Rabb

Castigo de Anne Holt

El Eco negro de Michael Connelly

Los Crímenes del lago de las tristezas de Erin M. Hart

La Escultora de Minette Walters

El Mono de piedra de Jeffery Deaver

Música para los muertos de Luis Gutiérrez Maluenda

Justicia salvaje de Phillip Margolin

El Hombre sonriente de Henning Mankell

El Último coyote de Michael Connelly

Los Anarquistas de Long Spoon Lane de Anne Perry

3 comentarios:

Valmón dijo...

He hecho contorsionismo vario para saber qué libro lleva la persona que me acompaña en el metro o similares. No puedo evitarlo, no sé si es competencia u otra cosa, pero no puedo con ello. Necesito saber qué lee la gente.
Nunca he buscado como tú en una biblioteca porque no tengo un género propio como tú, pero si lo tuviera lo haría...sin duda.
Un abrazo, me apunto algunos títulos a ver qué tal.

Cruce de Cables dijo...

Mania, no. Eso lo hago yo y es el raking verdadero del mundo de los libros. La gente que los forra, con papel de periódico, con celofán.
Actualmente, en el ranking metro el número uno es: Un mundo sin fín del Ken Follet, menudo tochazo para llevar encima. Y de novela de nuestro género, siempre veo a Mankell y Leon.
Yo, ahora de compañero llevo a Rodolfo Walsh y sus cuentos para tahures.
Un beso,
José Andrés

Alazorza dijo...

Saludos.
Desde Negra y Criminal he llegado a tu blog. Leyendo esta entrada descubro algunos de mis autores favoritos. Últimamente me dedico a Michael Connelly con fervor. Si te apetece, pégale un vistazo a mi blog y a mi sitio sobre Harry Bosch.
Ah, me parece que yo también sufro bulimia quimérica.

http://alazorza.blogspot.com/
http://woodrowwilsondrive.es/index.htm