martes, 9 de febrero de 2010

El informe de Brodeck de Phillipe Claudel



Son pocos los autores/as a los que sigo de cerca. ¿Razones? Colecciono algunas: excesiva publicación, curiosidad por infinidad de temas, necesidad de optimizar el escaso tiempo libre, cierto repertorio de desengaños literarios, escasa fidelidad a las sagas,…. Pero debo señalar que Philippe Claudel es la excepción. Le conocimos en “Almas grises”, convenció con “La nieta del señor Minh” y se confirmó en “El informe de Brodeck”. Y si queda alguna duda, recomiendo la película que dirigió "Hace mucho que te quiero".

Me gustan sus historias porque las tonalidades que utiliza para describir la naturaleza humana están matizadas de diversos colores oscuros. Construye personajes maltratados por la vida, supervivientes del dolor y la miseria, meras víctimas. No son héroes al uso de grandes gestas, tan sólo son personajes anónimos sometidos a los vaivenes del infortunio y que, sorprendentemente resisten como la pequeña rama después de la tormenta. Fragilidad que puede llegar a convertirse en ferocidad, esa miseria que también encierra su propia poesía.

El campo me enseñó esta paradoja: por muy grande que sea un hombre, nunca está a la altura de sí mismo.”

Brodeck es el protagonista de la novela de Claudel, un hombre suyo cometido consiste en escribir un informe sobre la muerte de Ereigniës.

“(…) para mí siempre fue De Anderer, el Otro, quizá porque, además de venir de no se sabía dónde, era diferente, y de eso yo sí que entendía; a veces, debo confesarlo, incluso tenía la sensación de que éramos la misma persona”.

El Ereigniës, “para calificar lo incalificable”, es un recién llegado al pueblo. Extravagante, extraño, extranjero. Su estancia, inicialmente aceptada con cierto desconcierto escéptico, acaba por provocar un rechazo tal que desemboca en su asesinato. Un encargo le es asignado a Brodeck: escribir un informe de lo acontecido, un informe que justifique lo ocurrido. Ante lo irrenunciable de la tarea, a riesgo de su vida, Brodeck escribirá en paralelo la verdad, su verdad, mezclando su pasada niñez, sus años de estudiante en la ciudad, los inicios de la guerra, los años sufridos en el campo de concentración, el regreso sostenido con la única esperanza de regresar a su hogar y a su amor, Émilia.

El informe renuncia a ocultar, a esconder, a fingir. Brodeck decide descubrirse, a pesar de que su historia, su dolor, se encuentra ligada a los acontecimientos que los habitantes del pueblo desean suprimir. Demasiado dolor para ser negado.
Y aquí radica la sensibilidad del autor, desnudar a sus personajes y mostrar la poesía que cubren la suciedad y la brutalidad. Sin duda, lecturas auténticas.